Blogger templates

martes, 22 de julio de 2014

Jack White - Lazaretto [Música]

¿Qué debe esperarse del proyecto en solitario de un músico de la talla de Jack White? Si me lo hubieran preguntado hace un tiempo, probablemente no habría sabido responder. Quizá habría sido algo escéptico y no me habría hecho muchas ilusiones. Sin embargo, cuando me enteré de la existencia de dicho proyecto ya había escuchado la mitad de su primer álbum, 'Blunderbuss', el cual me pareció una maravilla, y claro, en cuanto vi que llegaba 'Lazaretto'  le hinqué el diente en cuanto pude. ¿El resultado? Decepción. No completa, pero sí en gran parte. ¡Pero antes de que me matéis, dejad que os explique!




Ficha Técnica:

- Título: Lazaretto
- Artista: Jack White
- Género: Rock/Blues
- Año de publicación: 2014
- Discográfica: Columbia Records
- Duración: 39' 16" (11 pistas)
- País: E.E.U.U








La crítica

Para comenzar, un párrafo completamente objetivo. ¿Qué nos ofrece Jack en su último lanzamiento? ¿Una continuación de 'Blunderbuss'? ¿Una nostálgica revisión de los días de The White Stripes? Ni una cosa ni la otra. 'Lazaretto' es un recogido de estilos variados; blues ácido, rock agresivo, country, folk... Desde luego no es repetitivo, en absoluto. Así funciona el señor White: él tiene una idea, la escribe y luego la toca. No importa el estilo. Esa me parece una de sus cualidades más loables y en este disco la explota como nunca.

¿Cual es mi queja entonces? Pues que, en general, me parece un disco aburrido. ¿Recordáis mi crítica de 'Coexist' de The XX? ¿O la de 'Koi No Yokan', de Deftones? Son discos con estilos muy concretos, repetitivos, que aún así logran ser interesantes y retener la atención del oyente. En ambas críticas destacaba el hecho de que un álbum no tiene que ser tremendamente variado para entretener; esta vez veremos la otra cara de la moneda. Los temas de 'Lazaretto' no se parecen mucho entre ellos, son diversos, sí, pero en general no captan mi atención en modo alguno. La omnipresente voz de Jack es el mayor aliciente del álbum, y hay buenos riffs esparcidos a lo largo del mismo, pero en el aspecto compositivo 'Lazaretto' falla un montón. 

Jack White; cantante, guitarrista, pianista
y unas cuantas cosas más. Un comodín musical.
Hay canciones que se salvan, la verdad sea dicha. La propia 'Lazaretto' es un desparrame de energía que no deja indiferente, con un Jack que se sale tanto en las voces como en las seis cuerdas y un riff tremendamente pegadizo. 'Temporary Ground' es de las canciones más lentas, y el dueto vocal hace aún más interesante un estribillo ya de por sí muy pegadizo. 'That Black Bat Licorice' es otro tema que también he disfrutado bastante; hay algo en esa melodía bluesera tan clásica que funciona perfectamente bien con los teclados y las voces que se intercambian frases como si discutieran acaloradamente. Aparte de estas tres, sin embargo, no hay mucho que ver. La instrumental 'High Ball Stepper' me parece insoportable, y me da la impresión de que hay canciones, como 'Just One Drink' o 'Three Women', que me parece haber oído mil veces antes con otros nombres. Veo demasiado "relleno" en 'Lazaretto'.

Muchos no estarán de acuerdo con mi opinión, y es perfectamente comprensible; pero soy amigo de casi todos los géneros musicales habidos y por haber, y aún así no logro encontrar algo en 'Lazaretto' que me haga querer escucharlo de nuevo. Sin embargo no es una aberración completa, y tiene sus momentos. ¡Seguramente a los fans acérrimos de Jack White/The White Stripes y/o del blues/rock clasicote les encantará!

Y para muestra un botón:




Nota final: 2/5

lunes, 21 de julio de 2014

Tokarev [Cine]

Nicolas Cage ha reconocido que algunas de sus últimas películas no han sido todo lo buenas que él (y todos) hubiésemos querido. El estreno de sus películas era antes motivo de alegría y ahora lo es casi de indiferencia. Sabedor de que su carrera necesitaba algo más que un  buen guión, ha optado por dejar en manos de un director como Paco Cabezas las riendas de su último film, ‘Tokarev’. Y es que Cage en el fondo es un tipo inteligente.

¿De qué va?

Paul Maguire (Nicolas Cage) es un empresario respetado, un padre atento y un buen marido y vive una vida tranquila. Pero un día, su hija es atacada violentamente y su vida cambia por completo. Paul, que en el pasado fue un criminal peligroso, reúne a sus antiguos compañeros de fechorías dispuesto a iniciar una espiral de venganza.
La crítica

Tokarev’ entronca directamente con aquellas películas protagonizadas por Charles Bronson en las que ejercía de justiciero urbano, casi siempre al margen de la ley, aunque en este caso, la novedad radica en que el justiciero de marras fue en su día un mal bicho y debe volver a sus antiguos métodos, poco ortodoxos obviamente, si quiere resolver por su cuenta sus problemas.

Decimos novedad pero poco de novedoso tiene este argumento. Exceptuando el tramo final de la película, ésta sigue un patrón bastante común en productos similares. Lo que hace diferente a la película de Paco Cabezas es el propio Paco Cabezas. Se agradece que en productos tan típicos se cuente con directores que tienen algo que decir y contar. El director sevillano consigue darle cierto empaque a un producto poco ambicioso con su estupenda manera de rodar, en la que las persecuciones y los tiroteos están rodados con un estilo muy cercano al cine policiaco de los 80 pero sin olvidar en los tiempos que estamos, en los que el lenguaje cinematográfico es totalmente diferente.
En un momento de la película, Nicolas Cage pronuncia una frase que define perfectamente el film: “me gustan aquellos a los que no les importa ensuciarse las manos”. Esos son los mejores momentos de la película, los estallidos contundentes de acción, momentos en los que la cámara sigue filmando sin complejos, sin querer evitarnos ver la brutalidad de las imágenes.

Nicolas Cage se ha declarado fan de Paco Cabezas desde que descubrió 'Carne de Neón' y se nota que confía plenamente en el director. De hecho, es una confianza mútua, porque el director deja que siga siendo el Cage que todos conocemos en momentos puntuales, esas escenas que bordean el ridículo y en el que sale a la superfície un Nicolas Cage histriónico y pasado de vueltas, portando uno de sus peinados característicos y difíciles de definir (querido Nicolas, si estás leyendo esto, que sepas que despeinado luces mucho mejor) pero a cambio de estas concesiones puntuales, consigue que globalmente pueda considerarse la mejor actuación del sobrino de Coppola en mucho tiempo.
Porque a pesar de los esfuerzos de un Peter Stormare por intentar quitarle un poco de protagonismo al propio Cage siendo todavía más histriónico y a un Danny Glover que se pasea por allí intentando darle cuerpo a un personaje totalmente plano, el amo y señor de la función es Nicolas Cage.

Imaginamos lo que debe haber supuesto para Cabezas recibir una llamada desde Hollywood preguntando si estaría dispuesto a dirigir una película con Nicolas Cage de protagonista. Da igual que el guión pueda ser una basura o que la estrella protagonista esté en horas bajas. Si te llaman desde la Meca del Cine, dices que si con los ojos cerrados y ya está. La cuestión es ir y dejar tu marca, tu identidad. Y ya habrá tiempo para realizar otros productos más personales y ambiciosos.



Parece que la estrategia le ha funcionado a la perfección porque a pesar de que ‘Tokarev’ no ha sido un gran éxito pero sí que ha tenido la suficiente repercusión para asegurarle más proyectos en Hollywood a Cabezas, un director que puede vanagloriarse de haber conseguido una buena interpretación por parte de Nicolas Cage, un actor que en sus últimas películas parecía un muñeco de cera, e incluso consigue un hito mayor: que su peluquín parezca real.
Aunque por lo que respecta al peluquín… hay cosas que ni un gran director puede cambiar.

Información de más
  • El hijo de Nicolas Cage, Weston, interpreta el papel de su padre en los flashbacks en los que vemos a los personajes en su juventud.
  • En USA se cambió el titulo por el de 'Rage' porque a los americanos les costaba mucho pronunciar correctamente 'Tokarev'.
  • Nicolas Cage es fan de Macarena Gómez desde que la descubrió en 'Carne de Neón' e intentó que se le diese un papel en el film, pero problemas con el visado lo impidió, aunque asegura que en su próxima película tendrá un papel principal.
  • Paco Cabezas ya prepara dos nuevos films en Hollywood, 'Mr. Right' (que prepara junto su guionista, Max Landis) y 'Men with no fear' (con guión del propio Cabezas y protagonizado de nuevo por Cage).


Nota final: 6

jueves, 17 de julio de 2014

Yowamushi pedal [Anime]

Cuando uno se atreve con algún anime nuevo puede encontrarse de todo: desde machotarros que se ponen en posiciones muy sugerentes como en el caso de 'JoJo's Bizarre Adventure', hasta que un personaje crea ser científico y trate de crear una máquina del tiempo, como en 'Steins;Gate'. 

Pero últimamente más, este hecho ha llegado al subgénero de deportes y día de hoy tenemos animes de cualquier deporte que podáis imaginar, ya sea volleyball, natación e incluso ciclismo. Aunque muchos podamos pensar que estas historias no tienen nada que ofrecer y que, a fin de cuentas, son solo historias de japoneses idos de la olla (ideal que, por desgracia, la gente generaliza), nos encontramos con verdaderas series que valen la pena.

¿De qué va?

Sakamichi Onoda es un otaku que desea abrir, por fin, su club de otakus en su nueva secundaria. Lo que no sabe Onoda es que tiene un gran talento como ciclista y pronto, por distintos motivos, querrá cambiar ese club de otakus por el club de ciclismo.

La crítica

¿Un anime de bicicletas? Si y no, no estoy loco. Si algo me han enseñado estos japoneses es que toda historia con un buen argumento puede esconderse en las temáticas más absurdas, incluso en carreras ilegales de coches (pero eso ya llegará).

¿Y qué tenemos? Una historia más de deportes. En esta ocasión acompañaremos a Onoda y los distintos personajes que vayan surgiendo, en sus bicicletas, competición tras competición. Una vez más, aprenderemos algunas cosas básicas sobre este deporte como ya se ha visto en casos como 'Slam Dunk' o 'Eyeshield 21'.

Muchos podrán pensar que cual puede ser el sentido de ver como corren unos chavales en bicicleta, incluso que la competitividad sería nula. Falso, la serie nos incita a ver más a medida que nos metemos en la temática y entendemos los diversos factores que afectan a los ciclistas a correr. Sumando esa esencia de "hype" que últimamente se ha convertido en un portento interesante para cualquier serie que contemple la competitividad como uno de los elementos principales.

Lo curioso en 'Yowamushi pedal' es que no hay una trama alternativa a las carreras como quizás se ha visto en otras series de este subgénero. El anime tan solo trata la parte de las bicis y su competitividad, nos ofrecen un puñado de carreras, competición y eso es lo que quiere ver el espectador, a menos que tengas buenos argumentos que ofrecer, que no suele pasar.

La primera temporada de 'Yowamushi pedal', sigue un esquema que hemos visto en más ocasiones: un novato que esconde un gran talento se une al equipo de su secundaria y lucha por alcanzar lo que sería el gran campeonato nacional. Pero como ya he comentado, va directo al grano, a las carreras.

Por ello, toda batalla, todo conflicto entre personajes y viejos recuerdos nacerá y morirá dentro de las pistas. Veremos de todo, pero lo que más nos impactará son sus personajes. Este tipo de animes se caracteriza por tener personajes de lo más pintoresco, pero la palma se la lleva 'Yowamushi pedal', tiene la mayor diversidad conocida hasta la fecha.

Dentro de las competiciones encontraremos de todo, desde su antagonista, un verdadero coco para las carreras con una mente de lo más perversa, hasta cualquier personaje secundario como uno de los corredores del equipo rival, que le habla a sus pectorales como si fuesen sus amigos. A veces incluso asusta que cosas como estas pasen y uno piensa en lo cursi que puede llegar a ser esta serie.

Pero como todos sabemos, la perfección es prácticamente inexistente y 'Yowamushi pedal' es un ejemplo de ello. Una serie con tan buenos elementos y que podría llegar a ser mucho más, flaquea en momentos en los que se alarga, como en la mayoría de series del subgénero de deportes, innecesariamente la carrera. Sumando que peca de lo que justamente es uno de los factores que ensalza su contenido, el perder el tiempo rellenando minutos de capítulos con historias absurdas sobre el pasado de los personajes, porque al espectador le da igual, no interioriza lo suficiente con todos y cada uno de los secundones.

Este tipo de yerros dan lugar a que la primera temporada de esta serie termine en el momento menos oportuno, dejando abierta el argumento a una segunda temporada que podría haber terminado en estos 38 capítulos y luego avanzar a otra cosa, si fuese necesario claro, pero sobretodo dejando el listón bien alto.

Una de las sorpresas de este año, sin duda. 'Yowamushi pedal' puede sorprender a muchos y podría llegar a mucho más si el final de temporada hubiese sido más generoso y haber ido directo al grano. Divertida, entretenida y atrayente, ideal para devorar este verano.

Información de más

  • Podremos disfrutar de la segunda temporada del anime en octubre del 2014.
  • También existe la versión manga, en la que este anime se basa.

Nota final: 8

miércoles, 16 de julio de 2014

Penny Dreadful (1a Temp.) [Series]

Como ya dije en '"Bye bye California", este año Showtime nos dejó sin nuestra dosis de series a los fans de 'Dexter' y 'Californication'. Eso sí, por otro lado empezó a plantear nuevos proyectos de gran éxito y voilà, nos ofreció una serie con un realismo impresionante, con temática fantástica y una pizca de terror. ¿El resultado? 'Penny Dreadful'.



¿De qué va?

Ethan Chandler (Josh Hartnett) es un excelente pistolero que se gana la vida haciendo espectáculos de puntería con distintos blancos. En una de sus actuaciones, Vanessa Ives (Eva Green) le ofrece un trabajo como pistolero para Sir Malcom Murray (Timothy Dalton) en una de sus aventuras nocturnas. A partir de ese momento, este grupo de personajes y algunos más que se sumarán, irán tras la pista del mismísimo demonio.

La crítica

Fantasía, algo de terror como temática y personajes que no olvidarás y que ya conocías antes como el Dr. Frankestein o Dorian Grey, son algunos de los elementos clave para esta potente apuesta de la Showtime, quién después de darnos series de gran éxito como 'Dexter', 'Californication' o 'Shameless', cambia de aires para ofrecernos una serie fuera de las temáticas a las que la productora nos tiene acostumbrado pero manteniendo la calidad.


Centrada en Londres, en la época del famoso Jack el Destripador, la serie aborda una gran variedad de temáticas dentro del género, como ahora los vampiros, las posesiones demoníacas, renacer de muertos o casos especiales como la de la leyenda de Dorian Grey, así como la aparición de alguna que otra bestia  fantástica conocida por todos.

La obra se centra en el caso de la desaparición de la hija de Sir Malcom Murray a manos del demonio. Murray, con la ayuda de Vanessa Ives, amiga de la infancia de la hija de éste, que tiene un "sexto sentido" para ver a los demonios y contactar con su amiga. Ambos formarán un equipo para lograr alcanzar su meta, además del ya nombrado Ethan Chandler, se les sumará un médico algo peculiar, el Dr. Frankestein.


Llegados a este punto, la serie ofrece todo tipo de historias sobre nuestros personajes, dando un auténtico espectáculo fantástico capítulo tras capítulo. Muchas aventuras, algo de acción e incluso algo de drama tiene cabida en 'Penny Dreadful'. A lo largo de la temporada conoceremos más a fondo a todos los personajes e iremos viendo de qué pasta están hechos, pero lo que más nos acercará a la obra es la cantidad de secretos que guardan todos, tanto al público como al espectador.

En cuanto al reparto, la serie tiene de todo. Nos sonaran nombres como Eva Green, Josh Hartnett, Timothy Dalton e incluso J. A Bayona y no tanto quizás Reeve Carney o Harry Treadway, pero todos aportan su miguita de pan, realzando más aún la calidad que tiene la serie. Nuevamente tendremos nuestro preferido y nuestro odiado, como en toda serie de calidad.


No obstante, la estrella de la pantalla es Eva Green, quién deja el listón bien alto con sus dotes interpretativos y viene pisando fuerte. Me extrañaría que se quedase sin una nominación a los Globos de Oro de este año, pero viendo los Emmys, no se descarta nada. 

Otro de los elementos que nos sumerge de lleno en la serie es su impactante ambientación y la cantidad de detalles que hay en las historias de los personajes fantásticos. Realmente nos vemos en esa época y nos creemos que los distintos personajes de la serie puedan tener cabida en ese universo. Se le da mucha importancia a esto puesto que hay que enfocarlo de manera original ya que hemos visto al Dr. Frankestein una decena de veces, por poner un ejemplo.

Gracias a todo lo ya mencionado, cada capítulo es un mundo. Si bien en un capítulo podemos ver a los protagonistas ir tras la pista de algún vampiro, en otro quizás tenemos la ocasión de saber cual es el pasado de alguno de estos. 

Sin embargo, este hecho es una hoja de doble filo, puesto que a no llevar un seguimiento de los hechos más constantes y tener que sentar una base previa para desarrollar con mayor profundidad el hilo argumental en las siguientes entregas, puede llegar a hacer que la serie sea realmente lenta. Y como no, ocurre. En algún que otro capítulo (por suerte por nosotros, en uno o dos como mucho), el ritmo es realmente lento y uno acaba por aburrirse a los diez minutos. 

Por otra parte, en algunos momentos también se puede notar que a los guiones les falta algo más de materia prima y no enzarzarse tanto en complicar algunas historias. Digo esto porque en alguna que otra ocasión se ve a leguas cual será el destino de alguno de los personajes y esto no da puntos extras a la valoración final de los espectadores.

Y siguiendo por esta vía, habría que empezar a plantearse si el sexo por doquier, como elemento para captar la atención del público, es estrictamente necesario. En mi opinión está de más las escenas de sexo explicito donde "todo es posible" y que últimamente las series de TV no han dejado de explotar. ¿Un poco? No está mal, pero no más, que para eso está el porno.


Gran inicio a esta primera temporada de 'Penny Dreadful', Showtime ha puesto todo su empeño en que la serie arranque con fuerza y logre captar la atención de un gran número de espectadores. Esperemos que la cosa siga así, aunque puliendo alguna que otra rencilla que no ha acabado de darle el toque final a la serie y nos brinden más aventuras de este grupo tan pintoresco.

Información de más
  • El título de la serie proviene de unas publicaciones de carácter ficticio, terrorífico, que se vendían en Inglaterra en el siglo XIX.
  • El presidente de Showtime definió la serie como "muy realista, psicológica y altamente erótica".
  • Los dos primeros capítulos están dirigidos por el director J. A. Bayona.

Nota final: 8

martes, 15 de julio de 2014

Orange is the new black (1ª Temp) [Serie]

El año pasado logró poner de moda el sistema penitenciario de mujeres y los monos de las reclusas. Este año las peripecias para sobrevivir entre rejas, los pasados turbulentos y los retos constantes por el poder, vuelven a la televisión. Un drama intenso y entretenido que sorprende por su naturalidad y su diversidad, Orange is the new black ha convertido algo simple en una serie extraordinaria. 



¿De qué va?

Piper, una refinada prometida, tiene que saldar una cuenta por sus crímenes del pasado. Con una condena que pretende ser una limpieza de conciencia, ingresa en la cárcel para mujeres con sus mejores intenciones. Allí se encontrará con una selva donde tendrá que aprender a adaptarse, una constante lucha entre sus principios y un pasado que trató de enterrar muy profundo. Una experiencia cargada de retos y sentimientos, donde al menor traspié puedes jugarte la libertad o incluso algo más.

Entre bandos muy diferenciados con límites y normas, la evolución de la comunidad de internas irá volviéndose cada vez más insostenible. Con la mala fortuna de su lado, Piper deberá elegir sabiamente a sus aliados y con más cuidado aun a sus enemigos. 


La crítica

Lo que comienza con una presentación de rubia estirada y cursi, no tarda en sumergirnos en un conjunto de historias sombrías, luchas morales y pasados oscuros. Junto a su prometido (Jason Biggs), la aparentemente dulce e inocente Piper (Taylor Schilling) se enfrenta a una condena de un año por traficar con droga bajo la influencia de su sexy ex-novia, Alex (Laura Prepon).

Para comenzar su nueva vida juntos libres de cualquier influencia o duda, asumen este periodo de separación como una prueba, aunque no se imaginan la de baches que van a encontrarse en su camino. Desde una obsesión compulsiva de una presa, pasando por el enfrentamiento con la dueña de la cocina, una rusa de armas tomar, hasta encontrar cierto consuelo furtivo. 


Si no puedes con el enemigo únete a él, y con esa premisa no le quedará otra a Piper que evolucionar, destruyendo su idílica imagen de la vida por unas convicciones más reales y prácticas, que le permitan intimidar y conectar a partes iguales.

A través de su instancia en prisión conoceremos más en profundidad las causas que han llevado a ese grupo de mujeres a cumplir su condena, mientras la evolución psicológica de la protagonista danza entre extremos radicales. Tendrá que enfrentarse a la soledad con una visita inesperada del pasado. 


Por si enfrentarse moralmente a una condena no fuera suficiente, adaptarse a los grupos de trabajo y conocer los límites tampoco llenara el cupo, la rivalidad entre bandas pone la guinda del pastel. Las latinas y sus ambiciones, las presas de color y sus prejuicios, las drogadictas religiosas o las blancas ex-yonkis, serán algunos de los grupos dominantes. 

Con el predominio claro del drama, y unos giros impredecibles que te devuelven a la dura realidad de una prisión, el componente cómico se deja caer en forma de sátira ácida, otorgando un punto a la serie con carácter propio. Una apuesta diferente que se vuelve totalmente adictiva y frenética. 

Una visión muy cercana de la vida dentro de una prisión de mujeres, sin censura ni límites, conociendo el día a día de una convivencia forzada inestable y peligrosa. 


Su punto fuerte es sin duda el abanico de carisma que aportan los personajes. Detrás de cada rostros hay una historia, unos motivos personales que las empujan en una dirección u otra y determinan el ambiente que las rodea a todas.

Sexo, monjas, guardias de prisión, religión, drogas e incluso paz espiritual, no hay nada que se libre del alcance de esta serie de mirada crítica y amena.

Información de más

  • La historia está basada en la novela homónima de su protagonista, donde recoge sus propias experiencias. 
  • La cadena Netflix ha apostado por un nuevo modelo comercial, estrenando los 10 episodios de la temporada a la vez. 

Nota final: 8