Blogger templates

miércoles, 1 de octubre de 2014

Crown The Empire - The Resistance: Rise Of The Runaways [Música]

¿Os acordáis de Crown The Empire? Si seguís de cerca este blog, quizá os suene mi crítica de su álbum 'The Fallout' (podéis leerla aquí). Pues bien, al ver que su nuevo disco 'The Resistance: Rise Of The Runaways' salió poco después de escribir yo dicha crítica, supuse que sería buena idea escucharlo también haciéndome la siguiente pregunta: ¿Serán capaces de sorprenderme del mismo modo que lo hicieron en su momento? La respuesta no es especialmente simple...

Ficha Técnica:

- Título: The Resistance: Rise Of The Runaways
- Artista: Crown The Empire
- Género: Metalcore
- Año de publicación: 2014
- Discográfica: Rise Records
- Duración: 50' 52" (13 pistas)
- País: E.E.U.U









La crítica

Pues sí y no. Esa es la respuesta. Crown The Empire han evolucionado, sí, pero de un modo tal que pueden sonar frescos grabando trece pistas CASI IDÉNTICAS a las once que nos ofrecieron en su debut. Me quitaré lo malo de encima para más tarde poder centrarme en las virtudes de 'The Resistance: ROTR': este álbum es 'The Fallout 2'. Literalmente. Hala, ya lo he dicho. Incluso la historia del susodicho es una secuela de la de su predecesor. Sin embargo, ¿no suele decirse que si algo funciona no debería cambiarse? Los teclados constantes, las guitarras crujientes, los intercambios vocales, el ambiente opresivo y apocalíptico... Todo sigue ahí, amplificado y exacerbado para deleite de los que disfrutamos con 'The Fallout'.

No puede evitarse comparar constantemente ambos álbumes; sin embargo no estoy aquí para criticar la evolución de CTE, sino únicamente su última creación. ¿Y qué cabe esperar de ésta? Pues aquello a lo que ya nos tienen acostumbrados estos chavales: Metalcore moderno, lento, potente, melódico, popero incluso y tremendamente pegadizo. Desde la lúgubre y cinematográfica introducción 'A Call To Arms (Act I)' hasta el cierre 'Johnny's Rebellion', 'The Resistance: ROTR' nos mantiene en vilo con una atmósfera densa y brutal que rompe con los esquemas por los que suelen regirse las bandas de este estilo, y con las voces de David Escamilla y Andy Leo surgiendo del muro de sonido creado por Bennett Vogelman y Brandon Hoover a las guitarras, Hayden Tree en el bajo y Brent Taddie a las baquetas.


¡Por supuesto, si su música es drámatica, ellos no
pueden quedarse atrás!

Me gustaría destacar lo extraordinariamente memorables que son canciones como 'Machines', la potentísima 'Maniacal Me' (¡no apta para cardíacos!), la bonita 'Second Thoughts', el tema título 'Rise Of The Runaways' (muy enfocada al aspecto Alternative Rock del sonido de CTE) y 'Phoenix Reborn', un tema gigantesco y verdaderamente espectacular (lástima de esos últimos minutos tan... poco musicales). Me encanta el hecho de que 'The Resistance: ROTR' busca hacer aún más hincapié, si cabe, en el poder narrativo de las canciones. Esa era una de las mayores virtudes que encontré en 'The Fallout', y CTE han sabido explotarlo al máximo, dando como resultado una experiencia brutal e intensa.

Suele decirse que tienes toda la vida para componer tu primer álbum, y sólo un año para sacarte el segundo de la manga. O, en este caso, dos. Crown The Empire no se han reinventado a sí mismos, ni mucho menos la escena Metalcore internacional; pero sí han sabido hacer mejor todavía lo que saben que se les da bien. 'The Resistance: ROTR' es un álbum de simple planteamiento y difícil ejecución, tras el cual hay una insondable de trabajo. Es, en pocas palabras, sencillamente incapaz de dejar indiferente al oyente.

Y para muestra un botón:




Nota final: 4/5

martes, 30 de septiembre de 2014

Redada asesina (The Raid) [Cine]

El género dramático se ha visto algo afectado a la incursión de películas que no son especialmente dramáticas pero que, como no encajan en ninguna otra parte, se las califica dentro del género. En más de una ocasión ha pasado algo parecido con el género de acción, en cuanto se dan un par de collejas o hay un par de explosiones ya se considera una obra de acción. No obstante Gareth Evans, un director especializado en el cine de acción procedente de Indonesia, nos da una lección de lo que viene a ser buena acción, con armas de todo tipo y un millar de galletones bien asestados.


¿De qué va?

Un escuadrón de SWAT planea vaciar un edificio que está controlado por una de las bandas de la zona. La misión parece sencilla: entrar sin ser descubiertos y despejar por completo el edificio, pero por mucho que traten con criminales callejeros, no son poca cosa y en cualquier momento la misión puede volverse en su contra en cualquier momento.

La crítica

Últimamente el cine de acción ha sufrido cambios que no me acaban de gustar. El principal problema es que ha habido un "renacimiento" de actores del género que en antaño fueron titanes de la temática, pero que ahora no acaban de convencer. El ejemplo más claro está en 'Los mercenarios', saga que mucha gente considera "de auténtica acción" y un par de cameos con tortacitos no hacen que una obra sea de tal calibre.

Pero 'The Raid' es otra historia, me ha recordado, en cuanto a su estilo, a la tailandesa 'Ong Bak' pero mejor, porque no solo nos quedamos en las galletas (y no hablo de las Oreo), aquí hay tiros, hay cuchillos, hay de todo. Por ello es normal que se considere 'The Raid' como una de las mejores películas de acción de los últimos años.


El guión no es que sea original ni trate temas que no hayamos visto antes, no estamos ante obras como 'Matrix' o 'Kill Bill', cintas del género reconocidas a nivel mundial, pero tiene su qué, le da ese empujoncito para que el hilo avance y los personajes vayan subiendo pisos hasta llegar a la última planta y acabar por completo con el reinado de los villanos. La pregunta es: ¿lo conseguirán?

Por ello los personajes se clasifican en dos tipos: los que aporrean y los que se dejan aporrear, los que siguen en pie y los abatidos, no tiene más. No obstante, Gareth Evans se guarda un as bajo la manga que mantiene al espectador expectante, puesto que tras la misión hay algo más, el verdadero motivo de esta. Como detalle, quiero anotar que es poco común que en una película de origen asiático no todos los personajes sean de origen oriental, algo que da un toque distinto de la mayoría de cintas de la cultura asiática. 


Una vez mostrado el hilo argumental se muestra la verdadera naturaleza de la cinta, el espectáculo está servido. Las escenas de acción son variadas y no son pocas, veremos disparos, cuchillos y muchos mamporros, sobretodo mamporros. Gracias a todo esto, el ritmo es constante, bueno y no aburre para nada, el film avanza viento en popa sin aburrir.

Las coreografías son espectaculares y como no, nuestro héroe de acción no es menos. El actor Iko Uwais (a quien vimos en 'Man of Tai Chi') lleva parte del peso de la cinta y sabe cómo manejarlo, pero uno de los villanos, el apodado "perro loco" interpretado por Yayan Ruhian, tiene su papel de "pequeño pero matón" que da cantidad de juego a lo largo de la cinta y que no esperas para nada.


Lo que sí es cierto es que en algunas ocasiones se abusa de estas escenas, en especial de los combates cuerpo a cuerpo. Para los amantes de acción genial, como no, pero para el resto puede llegar a parecer algo repetitiva y más de uno pensará "que se dejen de rollos y se lo carguen ya", no obstante esto será en casos puntuales.

Y para los más exigentes, tenemos una banda sonora que arremete y acentúa notablemente la idea de la película, el de mostrarnos una auténtica cinta de acción. La cinta está envuelta de mucho dubstep que marca las coreografías de las escenas de peleas, haciendo que el espectador, inevitablemente, se meta por completo en las batallas, una tras otra, deseando que su personaje preferido acabe con su contrincante. Con todo esto es imposible no disfrutar como un enano.


Así que a fin de cuentas, Gareth Evans ha hecho un gran trabajo con 'The Raid' y esperemos que 'The Raid 2: Berandal' sea igual o mejor que esta. No es de extrañar que con todo lo que nos ofrece Evans 'The Raid' sea una de las mejores películas de acción de los últimos años y una vez más se demuestra que no se necesita ningún Stallone ni ningún Schwarzenegger para hacer una buena película de hostias, explosiones y pistolas.

Información de más
  • Debido al éxito cosechado con esta entrega en 2014 se estrenó una segunda parte, de igual éxito o superior. Esto dio lugar a que Gareth Evans anunciase la posibilidad de una nueva entrega.
  • La mayoría de los actores que tienen escenas de acción como Uwais o Ruhian, son actores que han trabajado en más ocasiones con Evans.
  • La banda sonora está compuesta por el cantante de Linkin Park, Mike Shinoda.

Nota final: 7 

lunes, 29 de septiembre de 2014

Gotham: el origen de Batman [Especiales]

Hace unos días se estrenó la que probablemente es la serie que más éxito iba a tener esta temporada: 'Gotham', una serie sobre los orígenes de Batman así como muchos de los personajes que componen el universo de este como el detective James Gordon, la ladrona Selina Kyle o el villano Oswald Cobblepot, mayormente conocido como el Pingüino. Por ello, hoy vamos a repasar el capítulo piloto y analizar que nos depara esta primera temporada.

La idea de 'Gotham' es sencilla, parte desde el mismísimo nacimiento de Batman (que no Bruce Wayne, ojo) cuando a los magnates de Gotham, Thomas y Martha Wayne, son asesinados a manos de un criminal en un callejón cuya identidad desconocemos y el hijo del matrimonio, Bruce Wayne, ve en directo, ya nada será lo mismo.

A partir de ese momento la serie nos muestra al dúo conformado por un detective recién llegado al cuerpo, James Gordon, y un policía veterano que conoce Gotham a la perfección, el detective Bullock. Ambos deberán resolver el caso de los Wayne y aplacar las amenazas que se presenten, como las diferentes mafias que hay en la ciudad, los criminales que amenazan Gotham o la corrupción policial de la comisaría.


El rumbo está claro, la serie se debatirá entre el género policial, tratando de resolver el caso de los Wayne, y la acción típica del género, con persecuciones, tiros y demás. Por lo que hemos visto en este primer capítulo el toque fantástico típico del universo de Batman que vemos patente en personajes como Poison Ivy (mujer que controla a su antojo la vegetación) o Clayface (el hombre de barro) no está presente y, con lo cual, nos queda la duda de hasta dónde van a llegar en ese aspecto, puesto que con lo poco que hemos visto, tenemos asegurado que van a darle el toque más real posible.

En el primer capítulo se han visto algunos personajes de más de cerca y otros no tanto, pero las menciones no han sido pocas. Lo curioso es que, rescatando la idea anterior, los villanos escogidos para sacar en la pequeña pantalla no tienen poderes sobrenaturales, exceptuando a Poison Ivy. Hablo de personajes como Edward Nygma, quien ayuda con las pruebas a la policía, Oswald Cobblepot en sus inicios, Selina Kyle en plena pubertad, una cría hija de un criminal llamada Ivy Pepper, la mafia de los Falcone y la que para mí era desconocida en las historietas y puede ser pieza angular de la serie, Fish Money.


El elenco de actores no es conocido pero desde luego promete. En este primer capítulo ya se ha demostrado que, tanto el actor que encarna a Bullock, Donal Logue (quizás el más conocido de la serie después de Jaden Pinkett Smith, quien encarna a Fish Mooney), como el que da vida a Cobblepot, Robin Lord Taylor, van a dar mucho juego a lo largo del desarrollo de esta primera temporada.

Además del reparto y el rumbo que tomará la serie, me ha sido imposible no evitar fijarme en detalles como la escenificación de Gotham que me ha recordado al trabajo realizado en los juegos de la saga Arkham, así como ese detalle de la muerte de los padres de Bruce, esa escena mítica en el mundo de los cómics que han sabido escenificar.

Quizás lo que menos me ha gustado es la falta de parecido de Gordon con su personaje en el mundo del cómic. Es cierto que estamos al comienzo de todo, antes de Batman y que es normal que no lleve gafas ni se haya dejado barba, pero lejos de esa idea, lo principal es una vez más lo que la gente pide: a un guaperas como protagonista, y así ha sido. No tengo nada contra Ben McKenzie, pero ese detalle no pasa desapercibido. 

Desde luego que 'Gotham' tiene muchos números para ser una gran serie y llegar a lo más alto, pero hay un arduo trabajo por hacer y cualquier detalle que se dejen en el camino puede ser decisivo. Se ha hablado mucho de todo lo que se puede llegar a ver en esta temporada en referencia al hilo argumental, pero creo que hay que dejar todo eso de lado para poder disfrutar sin pensar en el futuro argumental de la serie, que está claro que llegará.

Así que fans de series policiales, fans de Batman, gente que quiera empezar una nueva serie, 'Gotham' tiene muchos de los elementos necesarios para que os enganche, no lo dudéis.


viernes, 26 de septiembre de 2014

Grouplove - Spreading Rumours [Música]

Grouplove. Ah, Grouplove. Demasiado he tardado yo en echarles el guante. Sí, desde que escuché por casualidad el single 'Tongue Tied' de su álbum debut, supe que ellos tendrían su momento en este blog, para bien o para mal. Y he aquí ese momento. Pasada repetidas veces la lupa sobre su 'Spreading Rumours', y absorbidos todos los detalles que este puede ofrecerme, puedo al fin desahogarme. ¡Allá voy!




Ficha Técnica:

- Título: 
Spreading Rumours
- Artista: Grouplove
- Género: Pop/Rock Alternativo
- Año de publicación: 2013
- Discográfica: Atlantic Records
- Duración: 50' 15" (13 pistas)
- País: E.E.U.U







La crítica

¿Queréis una explicación algo esquemática de qué cabe esperar de 'Spreading Rumours? Mirad la portada; ahí está todo. Poca o nula ortodoxia con un delicioso toque de locura que hace de este disco uno de esos que cuesta no escuchar hasta aborrecerlo por completo (¡Dios no quiera que llegue el día!). Grouplove funcionan así. Escriben música y la interpretan con todo lo bueno y malo que les sale de las entrañas. ¡No hay más que escuchar los numerosos gallos que suelta el vocalista Christian Zucconi, por ejemplo! 

Una melancólica intro da comienzo al álbum tímidamente; 'I'm With You' puede engañar ligeramente al principio. Se trata de un tema reservado pero con mucho encanto (atención, sin embargo, al buen hacer del batería en ciertos momentos!), que contrasta con los que vienen tras él. 'Borderlines and Aliens' es enérgica, desenfadada e insoportablemente pegadiza, con un toque progresivo verdaderamente chulo. Sin duda mi favorita del álbum. 'Schoolboy' recupera el tono nostálgico de la primera pista, pero con un toque más despreocupado, mientras que 'Ways To Go' y 'Shark Attack' son auténtico cachondeo y buen rollo. 

'Sit Still' marca el inicio de una segunda mitad del álbum más pausada y, por desgracia, menos memorable en general que la primera, aunque sigue sin desmerecer una pizca. 'Hippy Hill' es una corta y lenta balada muy emotiva, que da la sensación de haberse corrompido breve pero horriblemente durante la sección central. Un impactante recurso artístico que puede pillar desprevenido, pero a mí, personalmente, me encanta. 'What I Know', pese a la energía que desprende, me parece poco inspirada. ¡No es un mal tema! Simplemente palidece frente al despliegue creativo de los primeros temas. Es un efecto que se repite en los temas siguientes, pese a ser ciertamente divertidos. 


¡El dúo vocal, pillados en un maravilloso momento
de insuperable mal gusto!

'Bitin' The Bullet' tiene un aire hip-hop extraño pero resultón; 'News To Me' suena a secuela de 'What I Know' compuesta con prisas, y eso no es bueno. 'Raspberry', por otra parte, tiene un toque que recuerda a los nuevos Arctic Monkeys, ligeramente retro y acercándose mucho más a la vertiente rockera del álbum. La encargada de despedir este 'Spreading Rumours' es la bella y pausada 'Save The Party For Me', una balada acústica simple y preciosa. Un bonito cierre para un álbum con sus más y sus menos, pero a todas luces especial.

Si te gusta la música en general, sin distinguir géneros, te gustará. Si eres fan del Pop/Rock, te gustará también. Si te gusta lo comercial, si te gusta lo no comercial, si te disgusta absolutamente todo lo que existe sobre la faz de la tierra, te gustará. ¡No hay otra! 'Spreading Rumours' es un álbum a prueba de decepciones. Bueno, vale, exagero un poco; pero no me estoy alejando demasiado de la realidad. Tiene sus bajones, sí, pero el listón está demasiado alto con temas como 'Borderlines and Aliens' o 'Hippy Hill'; Por eso 'Spreading Rumours' merece vuestro tiempo y atención. ¡Creedme! 

Y para muestra un botón:




Nota final: 4/5

jueves, 25 de septiembre de 2014

Locke [Cine]

Aún recuerdo la polémica que generó 'Drive' cuando se estrenó. Pese a ser reconocida, por lo general, como una obra más que notable, la opinión estaba dividida: había algunos que hablaban de 'Drive' como una obra maestra, con un Ryan Gosling espectacular y otros comentaron que la película de Nicolas Winding Refn era aburrida, lenta y no aportaba nada nuevo.

Pues bien, nace otra vez esa polémica con el retrasado estreno de 'Locke', una película que muchos dirán maravillas de ella pero que un servidor no considera, para nada, que sea una buena obra.


¿De qué va?

Ivan Locke (Tom Hardy) es un hombre ejemplar: tiene un buen trabajo, es respetado por los suyos y ha formado una familia ejemplar. No obstante va a iniciar un camino hacia un nuevo destino que hará que su vida cambie por completo.

La crítica

Cuando vi el cartel de 'Locke' con Tom Hardy en la portada, con barba y que conducía un coche pensé: "he de verla". No suelo informarme mucho sobre las películas antes de verlas, pero no tenía expectativas argumentales antes de ver la película, no esperaba un 'Drive' con Hardy ni una película que hiciese competencia a la saga 'Too Fast Too Furious'. Lo único que sabía era que Tom Hardy iba a conducir en la cinta, pero no me esperaba que fuese a hacerlo durante todo su metraje.

Así que nuestro punto de partida es ese: Ivan Locke es alguien que lo tiene todo y que, sin embargo, va a empezar a ordenar su vida por un error que cometió en el pasado, aunque ello le lleve a perder todo lo que tiene, su único objetivo es hacer las cosas bien. Y todo esto lo hará en su coche, conduciendo hasta su destino y haciendo las llamadas pertinentes para que no queden cabos sueltos en su vida.


Y ya está, eso es todo lo que nos ofrece la segunda película de Steven Knight como director, una obra de una hora y veinte minutos aproximadamente en la que veremos como Tom Hardy conduce por alguna autovía o autopista de Londres camino de su destino mientras hace unas cuantas llamadas. 

Como producto, lo que nos ofrece Steven Knight es poco y no creo que sea original, puesto que si me pongo a grabar una película de alguien que haga lo mismo que Tom Hardy, pero no sea Hardy, el resultado no será el mismo. Sí que es cierto que Knight consigue captar la soledad dentro del coche de Locke a través del uso de distintos tipos de planos, pero no ofrece nada más.


Aburrida, lenta y con poco que ofrecer, la obra de Knight se hace realmente pesada pese a ser una película de hora y veinte. De hecho es normal, tampoco podemos esperar mucho de un film en el que el único personaje que aparece se pase todo el rato conduciendo su coche, es repetitivo y los planos de los vehículos que hay en plena noche en la carretera no ofrecen mucho, ver el retrovisor de un coche, los faros o el capo no aporta mucho.

Es que hasta por dar algo más que ofrecer al público, nos dan una infancia dura para Locke que acaba siendo el principal motivo de sus actos pero que está muy cogido por los pelos, de hecho hasta los monólogos que pronuncia Locke para si son similares una y otra vez, haciendo que el personaje pierda cierta credibilidad.


Sí que es cierto que Hardy carga con todo el peso de la obra y una vez más nos demuestra sus dotes interpretativos, no es solo una mole de músculos, pero desde luego que no es la mejor interpretación de Hardy y el único peso que carga es un sinfín de conversaciones por teléfono mientras conduce un coche, no hay más que eso.

También se podría decir que Knight ha rodado una película "original" que se puede clasificar dentro de ese subgénero indie que es el cine experimental, pero para nada 'Locke' es una idea original, de ser así, los cines se llenarían de cintas con tramas de lo más mundanas sobre gente que trata de dar un vuelco a su vida: un hombre que ha matado a alguien y se pasa una hora y veinte pensando en si llamar a la policía o no, una mujer que quiere ha robado algo y va de camino al súper a devolverlo o incluso un crío que ha mentido. 

No suelo hacerlo, pero no recomiendo ver 'Locke'. Puedo rescatar a Tom Hardy, que siempre hace bien su trabajo y el enfoque que le da Knight a la obra, pero poco más bueno puedo decir de la cinta que sea bueno.

Información de más
  • La obra se rodó en ocho noches con tres cámaras rodando.
  • Según Steven Knight el nombre del protagonista, Locke, es un tributo al filósofo John Locke.
  • Se introdujo el resfriado en el guión porque Tom Hardy estaba resfriado durante el rodaje de la película.

Nota final: 3 

miércoles, 24 de septiembre de 2014

One Outs [Anime]

No es ningún secreto que soy un aficionado a la temática de deportes en los animes. Por aquí ya hemos visto baloncesto, ciclismo, carreras callejeras y fútbol americano, además de algunos que tengo a medias y que pronto pasarán por aquí. Pero por primera vez, después de todo lo visionado, me he topado con un anime que aborda la temática desde un punto de vista distinto, que ataca el deporte como lo que es: un verdadero juego de estrategia.

¿De qué va?

Kojima es un bateador de éxito del equipo japonés Lycaons, pero hasta la fecha no ha conseguido ganar el trofeo de la liga. Durante su entrenamiento fuera de temporada, Kojima conoce el juego One Outs, en el que el bateador gana si consigue batear y sacar la bola fuera del diamante. Aunque parezca un juego sencillo, Kojima conoce a Tokuchi Toua, un pitcher que parece invencible y que Kojima quiere fichar para que juegue junto a él en los Lycaons.


La crítica

'One outs' es un anime que va seguido de la frase "Nobody wins but I" y es mejor frase que se podria escoger para definir la serie, porque por mucho que el anime trate de béisbol, todo girará entorno a nuestro protagonista: Tokuchi Toua y en como conseguirá ganar cualquier tipo de apuesta que se le cruce por delante.


Gracias a eso 'One Outs' es una serie de deportes como no se había visto antes. No tenemos a un personaje atlético, alguien que tiene una larga carrera a sus espaldas, para nada: Toua es un apostador nato, que se basa en su buen criterio observando al enemigo y pensando cautelosamente como atacar todos y cada uno de sus puntos débiles, alguien de quien no conocemos su pasado y que nunca ha jugado profesionalmente al béisbol.


Pero... ¿qué piensa hacer el presidente de los Lycaons con un novato salido de la nada? Aprovechar la situación creando un contrato "one outs" especial para Toua, donde si concede carreras (puntos del contrincante), pagará X yenes al club y si consigue outs (eliminar a los jugadores el otro equipo), el club tendrá que pagarle a él. Este será, principalmente, el verdadero punto fuerte de la trama porque además de ver partidos de béisbol estaremos pendientes de este enfrentamiento financiero, partido tras partido, entre Toua y el presidente de los Lycaons.


Por todo eso la serie podría llamarse tranquilamente: 'Toua: el as del béisbol', puesto que el personaje carga a sus espaldas con todo el peso de la serie. Gracias a un guión plagado de trampas para el pitcher de los Lycaons, estaremos expectantes de como se las apañará nuestro protagonista para salirse, una vez más, con la suya.

De esta manera, los personajes que se irán presentando para batirse con Toua tendrán una que otra característica especial que lo pondrá a prueba, sea ser el mejor bateador de la liga, uno de los hombres más rápidos de la Tierra o un tramposo que ansia la victoria por todos lados, la variedad no es poca. Eso si, el que se lleva la palma de villano de la serie es el presidente de los Lycaons, persona que si llegase a existir en la realidad le tendría especial asco por ser extremadamente ruin.

Pero desengañémonos, dejando a Toua de lado, tan solo el bateador y el catcher del equipo, el famoso Kojima y el carismático Ideguchi, personajes que comparten protagonismo con Toua, el resto de personajes son secundones que están ahí porque tienen que estar. No es como en otras ocasiones de la temática donde todos los personajes, por muy secundones que sean, tienen su historia que contar.

Además de esto, cabe añadir que la serie está muy falta de credibilidad en muchos sentidos, aunque se trate de un anime, tampoco se puede abusar de ello. Podríamos hablar de lo imposible que resulta que alguien con el talento de Toua no haya pensado jamás en dedicarse a eso o cómo puede ser que un equipo de segunda como lo son los Mariners, en la liga de Japón, tengan al mejor bateador del mundo. Es como decir que Leo Messi juega en un equipo de segunda, no cuela.

En contraposición, se agradece enormemente que el anime vaya directo al grano y no tenga prácticamente relleno, no hay ni un solo capítulo completo de relleno, lo poco que hay está en algún capítulo y no molesta lo más mínimo. Pero a pesar de tener estos puntos a favor, que la obra se aleje del verdadero objetivo inicial que es "ganar la liga" y nos deje con un desenlace que da la sensación que el estudio se quedó sin ganas de seguir, no hace justicia.

La parte técnica del anime tampoco es que sea especialmente una maravilla. La animación está dentro de la media y no destaca especialmente en las jugadas rápidas, los juegos son lentos puesto que Toua se basa en sus tácticas. Por otro lado, la banda sonora es prácticamente nula, apenas hay temas que suenen dentro de la obra y aunque el tema principal del anime sea bueno (Bury de Pay Money to my Pain), la opening no nos aporta prácticamente nada.

No obstante, pese a todo lo anotado, pocas veces podemos decir que podemos ver una serie como 'One Outs', que te muestra un estilo diferente de ver un anime de deportes, que te enseña el deporte y que no tiene relleno. Es un anime que tenía muchas cosas para ser un 10/10, pero que por falta de recursos al final se quedó en menos.

Información de más
  • Fue emitida entre 2008 y 2009, con un total de 25 capítulos.
  • El manga está cerrado con un total de 20 tomos.

Nota final: 8

martes, 23 de septiembre de 2014

Hércules [Cine]

Empieza a ser una tradición que cada cierto tiempo desde Hollywood nos quieran vender el resurgimiento de un género que hasta el momento estaba más o menos olvidado. Ahora parece ser que la cosa va encaminada a intentar resucitar el 'peplum', o como se decía antiguamente, películas de romanos, un género al que, dicho sea de paso, no le sienta nada bien la modernización que pretenden vendernos desde la meca del cine, por mucho que Dwayne "The Rock" Johnson le ponga empeño (y muchísimas horas de gimnasio) para ponerse en la piel de 'Hércules".




¿De qué va?

Tras realizar con éxito los 12 trabajos que le fueron impuestos y perder a su familia, Hércules (Dwayne "The Rock" Johnson) decide convertirse en mercenario. Acompañado de un grupo de renegados como él, son contratados por el rey de Tracia para que entrenen a su ejército y puedan vencer así a un grupo de centauros que atemoriza su reino, aunque pronto Hércules y sus amigos descubrirán que tal vez están luchando en el bando equivocado.

La crítica

Parece mentira que todavía haya estudios que confien en un director como Brett Ratner, que ha demostrado con todas sus películas que si algo no tiene es talento como director. Pero todavía es más increíble que encima le den 70 millones de dólares para levantar un proyecto como el de 'Hércules', una película que rezuma caspa por los cuatro costados.



Films como los que abundaron hace más de 50 años en nuestras carteleras son vistos ahora con una sonrisa en los labios, casi con rubor, debido en gran parte a sus tramas irrisorias y ridículas. Por eso, intentar resucitar un género tan apolillado como el del 'peplum' hoy en día es una tarea prácticamente imposible. 

El mayor error consiste en intentar darle un tono trascendente a historias a las que uno no puede tomarse en serio, pensando además que añadiendo FX digitales de última generación conseguiremos dotar al conjunto de una espectacularidad que no tenían las antiguas películas.



'Hércules' comete este error nada más comenzar su andadura. Asistimos atónitos a una primera mitad, la que nos introduce los personajes y sus problemas personales, de auténtica vergüenza ajena. Uno no cree lo que está viendo ni que los responsables de la película puedan pretender que uno se tome en serio esas imágenes.



Pero para sorpresa del espectador, van pasando los minutos y esa sensación de vergüenza poco a poco va remitiendo. Todo depende de si uno está dispuesto a dejarse llevar y perder los prejuicios creados hasta el momento. En ese caso y sin casi darse uno cuenta, uno acaba por comprar la moto que nos están intentado vender desde hace rato, consiguiendo incluso disfrutar con las toneladas de caspa que Hércules y sus compañeros nos están lanzando encima sin rubor alguno.

Este cambio de rumbo viene dado por el aprovechamiento de uno de los puntos fuertes del guión: el de jugar con el hecho de que si Hércules es realmente un Dios o todo es una mera invención para hacer aumentar sus proezas y de paso su caché como mercenario, algo que quedará a elección del espectador aunque en los créditos finales (atención a ellos, importante prestarles mucha atención) se nos den algunas de las claves para entender muchas de las cosas que nos han explicado hasta el momento.

Si por una cosa no será recordada 'Hércules' es por sus actuaciones. Estamos de acuerdo en que Dwayne "The Rock" Johnson no es Marlon Brando, pero ha demostrado cuando ha estado bajo las órdenes de algún director con más idea (¡hola Michael Bay!) es capaz de ser un actor solvente.



Del resto del reparto podemos diferenciar tres bandos. En un lado encontramos a gente como John Hurt, Peter Mullan (al que se le nota en cada escena que le da vergüenza aparecer vestido de romano), Rufus Sewell o Joseph Fiennes (impagable su look al que podríamos definir como "sra. Doubtfire con toga") que se limitan a decir sus frases con más o menos pasión y pasan luego a cobrar su cheque mientras que en el otro bando actores menos conocidos como Ingrid Bolsø Berdal, Rebecca Ferguson o Reece Ritchie intentan destacar con más o menor fortuna entre tanta mediocridad. Por último, en el tercer grupo encontramos a Ian MacShane, el único que parece haber entendido el tono de la película y el que realmente parece estar pasándolo bien en el rodaje.

Pero si el conseguir unas actuaciones tan deficientes no era suficiente mérito para el bueno de Brett Ratner, aún podemos atribuirle un logro mayor como director: consiguir que los 70 millones de presupuesto luzcan como si sólo les hubiesen dado 25, cuando un proyecto de este tipo en manos de un director con más ambición hubiese parecido una superproducción digna de James Cameron.

Información de más
  • La modelo Irina Shayk, que interpreta a Megara, la esposa de Hércules aparece más en el trailer que no en toda la propia película.
  • Kevin Sorbo, intérprete de Hércules en la serie de TV producida hace unos años por Sam Raimi pudo aparecer en el film en un cameo, algo a lo que se negó Brett Ratner.
Nota final: 5

lunes, 22 de septiembre de 2014

Houdini [Series]

La realidad detrás de la leyenda, una miniserie espectacular sobre la vida de Houdini, el mago que desafió todas las leyes físicas posibles. Con la ilusión como forma de vida, el recorrido desde su niñez hasta su declive pasando por los retos más grandes de la humanidad. ¿Qué se esconde tras la capa del hombre con más secretos del mundo? En tan solo dos capítulos nos invitan a conocer de forma fidedigna al Maestro del escapismo y sus múltiples caras.

¿De qué va?


La vida de Erich Weiss, un inmigrante de Europa Oriental que a los 11 años ya realizaba pequeños trucos en la calle. Tras convertirse en Harry Houdini triunfó en Estados Unidos superándose a sí mismo en cada actuación, hasta convertirse en uno de los más destacados artistas del vodevil.  Entre sus mayores proezas, la serie nos adentra en su carrera secundaria de espía al servicio del Gobierno Estadounidense antes y durante la Primera Guerra Mundial. 

Tras un suceso traumático el objetivo de Houdini pasó del ilusionismo al destape de la farsa de lo sobrenatural, destapando a todo aquel que se atreviera a desafiar su lógica. Alcanzó una fama mundial que nadie ha conseguido igualar hasta la fecha.



La crítica


Una de las mejores miniseries que han visto la luz en mucho tiempo. Con tan solo dos episodios de una hora y media de duración es capaz de trasladarnos a la piel del Gran Houdini (Adrien Brody). Alternando trozos de la infancia y la vida privada de uno de los ilusionistas más grandes de la historia, con un vistazo tras la cortina en la realización de sus trucos, la serie cumple el objetivo de impactar al espectador. 

Tras unos comienzos precarios cargados de ilusión y sueños a lo grande, la fama le convierte en un insaciable de los mayores desafíos jamás pensados. La vida matrimonial, lejos de apartarle de los escenarios, le sume por completo en un show permanente que pondrá a prueba su destreza física y mental. Con la ayuda de su artífice de inventos, Jim Collins (Evan Jones) su carrera tendrá un auge apoteósico.
 

Atraídos por su reconocimiento internacional, el Gobierno de los Estados Unidos ve en él un posible aliado en la guerra que se avecina. Bajo la misión de sacar información secreta, su tour por Europa le pone cara a cara con personajes de la talla de Guillermo II de Alemania, el emperador Nicolás II de Rusia o un misterioso Rasputín. 

Una interesante doble vida que se debate entre un ferviente público que mantenía la respiración en cada número, con una habilidad innata para ocultar la realidad. Y será en ese ambiente cuando conozca a Sir Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes, poniendo a prueba una de las mentes más lógicas y racionales del momento.


En medio de aquello, la vida de Harry Houdini se complicó aún más con la llegada de las imágenes en movimiento. El cine en blanco y negro amenazaba con desbancar su trayectoria, lo que le impulsó a asumir mayores riesgos contra su propia vida. Los pequeños desafíos y trucos de salón ya no eran suficientes, y ahora era el desafío extremo confiando únicamente en sus propias habilidades, lo que le hacía sentir vivo.

En su última etapa, enfrentándose ante la idea de la mortalidad, el Gran Ilusionista de todos los tiempos se convenció a si mismo de encontrar una vía de comunicación con el más allá. Mientras por el camino dinamitaba a todos aquellos farsantes que usaban sus propias ilusiones para manipular un asunto tan delicado y emotivo. 


La serie mantiene una estética realista acorde al contenido que va evolucionando con la trama, acompañada por ritmos acelerados y a cámara lenta que dan un toque moderno a la puesta en escena. Los ritmos narrativos rápidos de música trepidante nos harán guardar la respiración .

Información de más
  • Algunos hechos narrados son tan fieles a la realidad que hay fotogramas exactamente iguales a fotografías verídicas.
  •  Durante el rodaje, Adrien Brody debió realizar algunas de las ilusiones y acrobacias, lo que describió como un riesgo y hermosa experiencia de aprendizaje


Nota final: 8